El índice de siniestralidad que refleja el coste de los accidentes en función de las primas emitidas ha estado en 2013 por encima de los niveles de años anteriores. El último dato disponible de la Asociación Uruguaya de Empresas Aseguradoras (Audea), en el año móvil, a septiembre pasado, muestra que las aseguradoras debieron destinar el 56% de la recaudación de primas de seguros automotrices a la reparación de vehículos.

El secretario ejecutivo de Audea, Mauricio Castellano, reconoció la “preocupación” que existe por este incremento ya que el seguro básicamente transfiere el coste esperado del total de siniestros en función de una frecuencia de siniestralidad proyectada. “En años anteriores, ese porcentaje solía estar entre el 46% y el 50%. Sin embargo, este año se notó una presión persistente para que el índice esté entre 55% y 60%”, alertó.

Para el gerente general de SURCO, Andrés Elola, esta decisión responde a que “en nuestro caso, estamos haciendo ajustes en las tarifas que tienen que ver con mantener una cartera sana”. Asimismo, el gerente técnico de MAPFRE, Aurelio Pastori, apuntó que se está apreciando una tendencia a un incremento en las indemnizaciones otorgadas en la sede judicial a los lesionados, amparados por la cobertura de responsabilidad civil de la póliza de automóviles. Sobre este último aspecto, Castellano añadió que este fenómeno se acentúo después de que comenzara a regir la obligatoriedad del SOA.