“La revisión de la perspectiva refleja nuestra opinión de que la Dirección ha defendido con éxito la franquicia de XL, que se encontraba bajo una gran presión después de la crisis de los mercados financieros de 2008. Esto se logró mediante la venta de sus negocios garantías financieras, el desapalancamiento de su balance, y la gestión para reducir el riesgo en su cartera de inversiones”, explica la agencia en su informe. Destaca también el enfoque que se le ha dado al grupo para redirigir su actividad hacia los seguros y reaseguros de No Vida.

Respecto a la confirmación de la calificación, la decisión de S&P se basa en “la fuerte posición competitiva del grupo, con una presencia en el mercado global fuerte, su sólido desempeño operativo en No Vida y la fuerte gestión integral de riesgos (ERM), además de una sólida capitalización ajustada al riesgo”. Estos factores positivos se ven en parte parcialmente contrarrestados por la “susceptibilidad de las inversiones del grupo a la volatilidad de la valoración a precios de mercado y las minusvalías realizadas en relación con sus rivales -atribuidas a la asignación en productos estructurados- y el potencial de pérdidas por su negocio en run off”, se detalla.

COMPARTIR