Esta decisión viene respaldada por una estrategia “sofisticada” de gerencia integral de riesgos (ERM) –a finales del pasado año, el 90% de las 20 mayores reaseguradoras tenía un programa ERM ‘Sólido’ o ‘Muy sólido’- y una fuerte adecuación de capital en las entidades. “Si la rentabilidad de los reaseguradores disminuye de forma sostenible por debajo del coste de capital, es probable que revisemos nuestra perspectiva sobre el sector a negativa”, se advierte.

En la agencia esperan que el ratio combinado en el sector aumente hasta el 96%-100% ese año, con un rentabilidad (ROE) prevista que estará en un rango de entre el 6% y el 8%. Además, observa que las reaseguradoras tienen ahora el doble de probabilidades de registrar pérdidas en la suscripción en el año debido a  las recientes catástrofes naturales, tal y como ya ocurrió en 2012.

En cuanto a la expectativa de precios, podrían disminuir hasta un 5% o incluso permanecer sin variaciones.

COMPARTIR