“El cambio en nuestra evaluación de la situación del grupo refleja el éxito de la reestructuración que AIG ha llevado a cabo durante los dos últimos años”, afirma David Zuber, analista de S&P. “El grupo ha vendido casi todos los negocios y activos que se había identificado como no esenciales, utilizando las ganancias para pagar plenamente todas las obligaciones bajo los diversos crédito y las facilidades de liquidez otorgados por el Banco de Reserva Federal de Nueva York y el Tesoro de Estados Unidos durante la crisis financiera que comenzó en 2008”.

Por otra parte, indica el analista, “creemos que la gestión de la aseguradora se ha comprometido en mantener y mejorar la posición competitiva de AIG en el mercado global de No Vida y los negocios de Vida estadounidenses. En consecuencia, consideramos que estas importantes operaciones como la base del sólido perfil financiero de AIG. La gestión ahora se centra en la mejora de los resultados operativos y el perfil crediticio de la las operaciones en curso”.