"A pesar de que nuestra previsión optimista para 2013 se basa en una recuperación moderada, el pronóstico del  crecimiento del PIB para este año es que se mantendrá al mismo ritmo lento que se ha registrado en 2012", señala la agencia. Agregando que "al igual que en otros mercados de seguros relativamente maduros, el volumen de negocios de las aseguradoras de Estados Unidos tiende a seguir muy de cerca al crecimiento de la economía en general".

No obstante, el informe señala que el negocio de seguros de No Vida es probable que se encuentren menos afectado negativamente por la economía que en el caso de los seguros de Vida y Salud. "El modesto crecimiento del mercado sumado a algunos aumentos en las tasas provenientes en gran parte por el Huracán Sandy puede contribuir a un mayor crecimiento de las líneas de los seguros de No Vida, que en el caso de los otros dos negocios", apunta la agencia.

Por otra parte, S&P opina que los créditos en el negocio de los seguros de No Vida tendrán un “sostén financiero sólido y una fuerte capacidad para soportar las grandes catástrofes, así como un perfil comercial fuerte y unas mejoradas capacidades de gestión del riesgo institucional y de la disciplina de la suscripción”, por ello, para la agencia el mercado se mantendrá estable en la calificación. "Sandy podría ser uno de los desastres más costosos para las aseguradoras estadounidenses de No Vida, basándonos en unas estimaciones preliminares de una pérdida máxima de 25.000 millones de dólares", señala el informe, sin embargo, añade, “S&P considera que el sector mantendrá su perfil crediticio estable en 2013".