"Durante los próximos 12 a 24 meses, consideramos que una rebaja es poco probable", señala la agencia en un comunicado. "Sin embargo, podríamos tomar esta decisión [de rebajar la nota] si una combinación de eventos erosionara gravemente la base de capital del grupo por debajo del umbral 'AA'. Esto podría suceder, por ejemplo, si hubiera un bajo rendimiento material en todo el grupo y una pérdida material debido a un evento extremo. Si bien las pérdidas por catástrofe de 2017-2018 han afectado las ganancias recientes de SWISS RE, no consideramos que estas pérdidas sean lo suficientemente grandes como para desencadenar una acción de calificación negativa", añade.

Tampoco se prevé una subida de las calificaciones debido al contexto de precios en las principales líneas de negocios del grupo y la presión adicional sobre las ganancias que procede del entorno de bajos tipos de interés. "Podríamos considerar elevar la calificación si observamos un entorno de precios significativamente más favorable de forma sostenida en líneas de negocios que no son de Vida, permitiendo a SWISS RE superar a sus pares y generar una rentabilidad sostenible. Además, las perspectivas de una actualización serían respaldadas por una contribución sustancial y consistente de sus operaciones de seguro primario", matiza la agencia.