Tras la apertura por parte de Manuel Martínez Pedraza, Socio Responsable del Sector Seguros de Ernst & Young, Francisco Carrasco, coordinador del Departamento de Relaciones Internacionales de la DGSFP y miembro de diversos grupos de trabajo de EIOPA, además del confirmar el mencionado anticipo de algunas medidas de Solvencia II, recordó que a finales de este mes de marzo estará previsiblemente listo el borrador de guías de implementación interina de EIOPA y a finales de octubre se esperaría la versión final.

Estas directrices incluirían una serie de medidas para ir preparando la aplicación de determinados aspectos de la Directiva: sistema de gobierno, incluyendo el marco de gestión de riesgos de negocio, y una autoevaluación prospectiva de los riesgos propios de la entidad sobre la base de los principios de ORSA (Own Risk and Solvency Assessment), la pre-solicitud de modelos internos y alguna posible modalidad de reporte al supervisor (plantillas de documentación estadístico-contable orientadas ya a Solvencia II). Asimismo, señaló que la DGSFP, al igual que la mayoría de reguladores, “tiene en principio la intención de cumplir estas guías”.

Carrasco indicó también que, “sin perjuicio de que las directrices, una vez aprobadas, prevean una aplicación proporcional de las mismas que puede suponer vincular a la mayoría del mercado de cada Estado Miembro, corresponde a los supervisores asegurarse de que todo el sector vaya avanzando en la preparación para poder cumplir con Solvencia II cuando llegue el momento”.

DIFICULTADES RELACIONADAS CON ORSA

A continuación, Juan Pablo Olmo, director de Cumplimiento de MAPFRE, hizo hincapié en que Solvencia I ha funcionado bien a la hora de capear la crisis económica en España. Por ello, considera que no existe un problema de regulación en cuanto a las cuantías mínimas de margen de solvencia derivadas de la normativa actual y que las pocas incidencias que han existido han tenido que ver más con brechas en el control interno. Planteó, además, sus dudas sobre cómo implantar el ORSA en las compañías y su utilidad al hacerlo exigible a partir de 1 de enero de 2014, teniendo en cuenta que el Pilar I aún no está cerrado.

Por su lado, Rafael Blázquez, director de Riesgos de MUTUA MADRILEÑA, apuntó el gran esfuerzo que supone implantar ORSA, la necesaria involucración de la dirección de las entidades, así como la asignación de un presupuesto que las empresas deberán destinar al mismo. Siguiendo con lo establecido por la normativa, “el marco de gestión de riesgos de negocio y ORSA deberían ser aprobados formalmente y documentados en detalle”, apuntó.

UNESPA, representada en la jornada por Carlos Rami, director de la Asesoría Actuarial y Financiera, alertó de los plazos tan apretados que se están planteando para definir los detalles sobre las medidas a aplicar junto a la tramitación de la entrada en vigor de las medidas el 1 de enero de 2014. Asimismo, indicó “la preocupación de las entidades europeas, ante una posible obligación de reportar al supervisor conforme a criterios del Pilar I de Solvencia II, cuando, esta parte de la normativa todavía se está debatiendo por los legisladores y no ha sido formalmente aprobada en la Unión; sin perjuicio de señalar la necesidad de seguir un enfoque pragmático y proporcional a la hora de definir el grado de exigencia y aprovechar el impulso que pudiera proporcionar este proceso, iniciado por EIOPA”.

GENERACIÓN DE VALOR A MEDIO Y LARGO PLAZO

Finalmente, Ángel Campomanes, director de Servicios Actuariales de Ernst & Young, aportó su visión práctica sobre cómo implantar el nuevo marco de gobierno que exige Solvencia II sobre las mejores prácticas existentes en el mercado para definir un marco de gestión de riesgos de negocio basado en los principios de ORSA. “El proceso de adaptación al régimen de Solvencia II está suponiendo una revisión de los objetivos de las compañías. Este proceso se mueve hacia una gestión más enfocada en la generación de valor de manera sostenible en el medio y largo plazo y no solo en medidas cortoplacistas más tradicionales y volátiles como los resultados del ejercicio”, concluyó.