“Esperamos que los principales beneficiarios de este nuevo negocio sean las reaseguradoras económicamente más fuertes de la UE y de los países cuya régimen de regulación se considera totalmente equivalente a Solvencia II”, detalla la agencia.

Los expertos de la firma consideran que el verdadero y completo impacto de esa nueva demanda de reaseguro va a tarde tiempo en emerger, “pero Solvencia II ha contribuido ya a un marcado aumento del reaseguro de longevidad, en particular entre las aseguradoras de Vida de Reino Unido con mayor actividad en rentas vitalicias”, se matiza.

“El riesgo de longevidad aumenta significativamente los requisitos de capital para el nuevo negocio de rentas vitalicias, al tiempo que los tipos de interés son muy bajos. Esta mayor exigencia de capital ha hecho que los aseguradores estén dispuestos a reasegurar el riesgo de longevidad, ya que los gastos de capital asociados al riesgo de contraparte con reaseguradores grandes y financieramente fuertes son mucho más bajos que los de retener los riesgos de longevidad”, comenta Fitch en su informe.

Las reaseguradoras europeas o las que tiene su sede en países cuya regulación y supervisión tiene otorgada la equivalencia con Solvencia II –por el momento Suiza, Bermudas y Japón (temporalmente)- disfrutarán de la ventaja de que las transacciones serán más fáciles de ejecutar, pues las reaseguradores de fuera de estas jurisdicciones podrían verse obligadas a constituir un depósito o enlace con un regulador local europeo, añadiendo costes o retrasos.

Noticias relacionadas

El sector global de reaseguros se mantendrá rentable y capitalizado pero a niveles más bajos que en 2015

El capital tradicional del reaseguro se mantiene compensado por el crecimiento en el capital no tradicional

El capital del reaseguro mundial decrece un 2% en 2015