En general, apunta, “el atractivo de cualquier inversión depende de una serie de factores en el proceso de decisión de inversión y que los aspectos medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG) no son suficientes por sí solos para considerar una inversión sostenible como una buena oportunidad de inversión”.

“Es vital que Solvencia II siga siendo un marco moderno y basado en el riesgo y evite imponer límites de inversión basados en un enfoque simplista de clasificación de todos los activos en verde o marrón”, sostienen las aseguradoras. 

Insurance Europe también indica que, en general, está de acuerdo con la explicación propuesta por EIOPA para los aspectos ESG, pero matiza que “una serie de barreras complican la identificación y evaluación de los riesgos del cambio climático a escala de toda la empresa”. Entre ellas, cita la falta de normas claras para la clasificación de las actividades sostenibles, la falta de datos cuantitativos específicos de las empresas, la mala calidad de los datos y la imprecisión de las metodologías.

Acceso a la respuesta de Insurance Europe.