El informe identifica tres desafíos clave a los que deberán hacer frente las entidades gestoras de activos. Por un lado, en la gestión de los datos, bajo Solvencia II, las gestoras tendrán que demostrar que sus procesos son al menos equivalentes al de sus clientes de seguros. El informe destaca al respecto que el nivel de detalle exigido es grande, así como la necesidad de proporcionar datos para cada clase de activo y de forma individualizada por valores.

También se apunta, como segundo aspecto clave, que en la entrega de datos las gestoras tendrán que ofrecer a las aseguradoras informes completos. Como tercer punto, relacionado con la transparencia de datos, se hace mención a que las aseguradoras deberán ser capaces de mirar a través de fondos de fondos y otras estructuras de inversión para identificar los activos subyacentes, lo que requerirá de “un dramático aumento” de los intercambios de datos entre gestoras.

“La implementación de Solvencia II abre la puerta a una nueva relación entre aseguradoras y gestoras de activos. Con las primeras suponiendo el 42% de los activos de los inversores institucionales en fondos en Europa, las gestoras pueden impulsar su peso, atractivo y credibilidad trabajando con estos clientes”, afirma Peter De Proft, director general de EFAMA. “Aunque Solvencia II ha sido una prioridad para las aseguradoras en los últimos años, el compromiso con las gestoras debería ganar fuerza para asegurar que estas tienen preparados sus sistemas de datos en la fecha tope del 1 de enero de 2014”, afirma Tom Brown, responsable europeo de Gestión de Inversiones en KPMG.

Daniel Gorton, responsable de Sistemas y Datos para Solvencia II en KPMG, añade: “El informe deja claro que los requerimientos de información detallada exigen un mayor nivel de interacción entre las entidades de gestión de activos y sus clientes de seguros. La ausencia de un estándar común para la transmisión de datos entre ambas partes aumenta en gran medida la complejidad de gobernabilidad de los datos y se requiere una preparación cuidadosa de los cambios necesarios en el modelo de los gestores de activos para el suministro de información”.