El diario destaca que el número de beneficiarios no ha cesado de caer en los últimos años, aunque el ritmo se ha ralentizado. De hecho, en 2014, la reducción fiscal alcanzó 4.939 millones, un 6,4% más que el ejercicio anterior, aunque esta cifra está lejos de los 6.600 millones que se alcanzaron antes de la crisis.

Incide el diario en que aumentan las aportaciones a planes de pensiones, pero se reduce el número de beneficiarios, lo que indica que la reducción fiscal se concentra especialmente en las rentas elevadas. De hecho, la reducción media no ha cesado de subir y en 2014 alcanzó los 1.755 euros de medida, la más alta hasta ahora registrada.

Este sentido, de los 4,8 millones de declarantes del IRPF con ingresos entre 12.000 y 21.000 euros, el 12,5% destinó dinero a planes de pensiones por un importe medio de 965 euros. En cambio, entre los 538.000 declarantes con rentas entre 60.000 y 150.000 euros, más de la mitad se redujo por pensiones un promedio de 1.306 euros. Las rentas superiores a 600.000 euros rebajaron su base imponible una media de 9.367 euros.

Noticias relacionadas

Los planes de pensiones individuales recuperan en julio todo el patrimonio perdido en el primer semestre

Las aportaciones de particulares a planes de pensiones bajan un 23% en el trimestre