Según las cifras que maneja Finagro (Fondo para el Financiamiento del Sector Agrario) el aumento del aseguramiento de los campos ha ido en aumento en los últimos años, al pasar de 4.000 hectáreas en 2005 a las 61.000 el pasado año. Por ello, indica la asociación, el Ejecutivo “está decidido a impulsar en el campo la cultura del seguro agrícola para proteger al productor y jalonar una mayor inversión en el agro colombiano. Y para lograrlo está dispuesto a subsidiar hasta el 80% del valor de la prima”, como recoge el site misionpyme.com. Hoy en día el Gobierno se hacer cargo del 60% de los costos de cualquier prima que contrate un productor colombiano y la idea es que la parte gubernamental asuma un 20% par los pequeños agricultores que tengan créditos de Finagro, resaltan.

El gobierno de Juan Manuel Santos ya está dando pasos en este sentido, con la igualdad del monto del subsidio, reduciendo el IVA del 16% al 5% y espera que este ramo sea uno de los de mayor competencia del sector asegurador.

En 2012 las primas del seguro agrícola sumo 15.000 millones de pesos (8,4 millones de dólares) con el 1% del campo asegurado. Ahora la esperanza es que en el mediano plazo se logre asegurar hasta el 50%, lo que equivaldría a unos 750.000 millones anuales (422, 6 millones de dólares) dotando a este seguro de un potencial enorme.

MAPFRE, LÍDER EN LA VENTA DE ESTOS SEGUROS

Una de las compañías aseguradoras líderes en este ramo es MAPFRE. La entidad española aseguró en 2012 55.920 hectáreas, 15.000 más que el año precedente. Un portavoz de la entidad señaló a la web que “el seguro agropecuario es un mecanismo financiero donde los productores tienen una cobertura ante riesgos eventuales de cambios climáticos que inciden en el buen desempeño de las cosechas. Su finalidad es proteger la inversión del cultivador y darle continuidad a su proceso de producción”. Ha añadido que “no cubrimos las utilidades sino los costos en que incurre el agricultor. Ellos, cuando adquieren una póliza, cuyo valor no supera en promedio el 5% de la inversión, entienden que deben darle un direccionamiento técnico y de buenas prácticas a sus cultivos en beneficio de sus rendimientos y de su actividad. La compañía se encarga de hacer ese seguimiento. Son gastos de administración que asume la compañía, en beneficio del sector agropecuario”, concluyó.

Además de la entidad española, la aseguradora SURA y PREVISORA quieren introducirse con fuerza en los seguros agrícolas. Concretamente la primera espera competir cubriendo los cultivos de maíz, caña, arroz y café en una primera etapa. El responsable de esta área de SURE, Conrado Ramírez, ha anunciado que ya tienen firmados algunos negocios para el próximo mes de marzo.

Otro impulso fuerte a este sector del aseguramiento agrícola será la contratación de una póliza colectiva por parte de la Federación Nacional de Cafeteros. La misma asegurará a medio millón de productores con cultivos inferiores a cinco hectáreas y que no tendrán ningún coste para ellos. La póliza, que ha salido a concurso público, deberá cubrir riesgos climáticos principalmente.

COMPARTIR