Los grupos parlamentarios con representación en el Congreso de los Diputados han presentado un total de 100 enmiendas al Proyecto de Ley de Distribución de Seguros y Reaseguros Privados, norma a través de la cual se incorporará al ordenamiento jurídico español la Directiva 2016/97 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 20 de enero de 2016, sobre Distribución de Seguros, que el pasado 1 de octubre sustituyó a la directiva sobre mediación en los seguros aprobada en 2002.

El Grupo Mixto ha presentado a la Mesa de la Comisión de Economía, Industria y Competitividad un total de 37 enmiendas; Esquerra Republicana 22; Ciudadanos 21; el grupo parlamentario Confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, 10; el Grupo Vasco (EAJ-PNV), 9 y el PSOE 1. El grupo Popular no ha presentado ninguna enmienda.

El PDeCAT, en la enmienda número 81 presentada por su portavoz Carles Campuzano i Canadés, propone eliminar la figura del colaborador externo de los mediadores de seguros, ya que entiende que esta figura supone un riesgo para el consumidor (cliente) que no debe asumir, ya que pierde el control sobre su contrato, encarece el coste del seguro y supone la pérdida de su patrimonio cuando desea ejercer un rescate del seguro.

El colaborador externo en la normativa española

La figura del colaborador externo, figura propia y específica del mercado español, no está prevista en las directivas comunitarias, sino que tiene su origen en los subagentes de seguros y colaboradores de los corredores de la Ley de Mediación de 1992.

Los mediadores de seguros, en los últimos 25 años, han incorporado a su estructura diferentes personas físicas y jurídicas que sin tener la condición de mediadores (en el futuro, distribuidores), han realizado preferentemente la función de captación de clientes. Estos denominados “colaboradores externos” establecen su relación celebrando un contrato mercantil (no laboral), con el mediador por cuenta de quien van a desarrollar su actividad, bajo su dirección, régimen de responsabilidad administrativa, civil profesional y régimen de capacidad financiera.

El mediador de seguros tiene encomendada las funciones de revisar la honorabilidad comercial y profesional de sus colaboradores, así como su formación previa y continua, y su identificación ante los clientes. Además, sus datos identificativos deben figurar en un registro interno del mediador, que debe estar a disposición del órgano de supervisión y control del mediador.

También se debe tener presente que en el momento en que se formalice la relación entre un mediador y su colaborado externo, éste no podrá vincularse a otro mediador de distinta clase al que le contrató en primer lugar.

La eliminación de esta figura puede tener un alto impacto en los mediadores de seguros. Simplemente, como indicar que la Generalitat, en su informe correspondiente al ejercicio 2017, elaborado con la información obtenida de la DEC de sus corredores y agentes de seguros vinculados, indica que en Cataluña hay 1.291 colaboradores externos, que aportan un volumen de negocio de algo más de 92 millones de euros, representando más del 12% del volumen de negocio de los mediadores de seguros que supervisa la Generalitat de Cataluña.

La decisión ahora queda en manos de las Cortes Españolas.