La investigación muestra un déficit claro de conocimiento: en general siete de cada diez personas saben poco o nada sobre cómo pueden proteger sus ingresos frente a una discapacidad. De la encuesta se desprende que las personas subestiman el riesgo de no poder trabajar debido a enfermedad o discapacidad. De los encuestados, el 42% afirma que conoce a alguna familia que sufrió una muerte prematura, y más de la mitad (54%) también conocía a alguien que no podía trabajar debido a una grave enfermedad / discapacidad.

Sin embargo, los datos obtenidos reflejan que no valoramos el riesgo de una posible incapacidad. A pesar de que casi la mitad de las personas encuestadas ha experimentado en algún momento de su vida una pérdida de ingresos o conocen a alguien inhabilitado para trabajar por enfermedad o discapacidad, un 38% creen que tienen menos de un 10% de posibilidades de perder su capacidad para trabajar, mientras que en realidad está más cerca de una probabilidad del 25%.

La protección de ingresos varía considerablemente según el país

Alrededor de un tercio de los encuestados tiene un seguro para proteger sus ingresos en caso de enfermedad / discapacidad o muerte prematura. Las cifras varían considerablemente según el país. De esta forma, sólo el 17% de los alemanes, por ejemplo, está asegurado contra las consecuencias financieras frente a una discapacidad, mientras que dos tercios de los encuestados en Malasia y Hong Kong dijeron que habían añadido esta protección para llenar el vacío del estado de bienestar.

Asimismo, la mayoría de los encuestados saben poco o nada sobre cómo pueden proteger sus ingresos. Además, muchos de los encuestados están en una situación financiera precaria. La encuesta muestra que una proporción significativa de la población activa, uno de cada cinco, podría sobrevivir menos de un mes sin sus ingresos. La mayoría, tres de cada cinco, dijo que sus ahorros durarían menos de seis meses. Este porcentaje es aún mayor en Brasil, Australia, Estados Unidos, Suiza y el Reino Unido.

Gary Shaughnessy, CEO global de Vida y CEO de Europa, Oriente Medio y África en ZURICH, afirma: “Aumentar la conciencia frente a la brecha de protección de los ingresos es vital. Sólo cuando la gente entienda el riesgo entenderán que se tomen medidas para protegerse a sí mismos y a sus seres queridos por el impacto financiero de llegar a ser incapaz de trabajar. Como aseguradora mundial tenemos una responsabilidad y un papel importante que desempeñar en el aumento de la concienciación y ayudar a la sociedad a reducir las brechas de protección de ingresos. Los consumidores, compañías de seguros, empleadores y el estado necesitan trabajar juntos para encontrar una solución para mitigar estos riesgos".

Confiamos más en las compañías aseguradoras

Las compañías de seguros son consideradas las organizaciones que más confianza proporcionan para ofrecer asesoramiento y ayuda. El 64% de las personas participantes en la muestra admiten que si tuvieran que adquirir una póliza  de protección de ingresos preferiría hacerlo a través de una compañía de seguros. Casi la mitad comenta que los puntos clave para animarse a contratar este tipo de productos son el coste y tener un mejor conocimiento del producto.