El directivo ha revelado que entre sus objetivos “tenemos un desafío muy importante a nivel local y regional. Vemos que esta industria es cada vez más competitiva y con clientes muy sofisticados, cada vez más internacionales que están yendo más allá de la región, comprando empresas en EEUU y Europa. Por lo tanto, están más al tanto de los riesgos a los que se enfrentan en cada jurisdicción donde están, y eso hace que los servicios que demanden requieran un nivel de globalización de los proveedores de servicios, en todo sentido”.

En cuanto al nivel del mercado, Jorge Ramírez explica que “sería muy positivo que la industria avanzara en lograr una mayor especialización a fin de adaptar los distintos productos a las realidades de cada sector. Se necesita que todos los actores de la industria estén en línea con los requerimientos específicos de los clientes y las industrias donde operan. Esto redundará en más innovación y nuevos y mejores productos”.

“En 2013 no hay elementos importantes para esperar cambios importantes en el nivel de primas”, afirma Ramírez, que para 2013 prevé “crecimiento por varias partes. Primero, el crecimiento de la economía traerá oportunidades en sectores tradicionales, como retail, minería e infraestructura, lo que trae mayor demanda de seguros. También vemos crecientes exigencias de mayor ‘accountability’ en todos los sectores, lo cual es una tendencia de los mercados más desarrollados y en Chile está recién empezando”. Además, añade que “tras algunos escándalos que se han producido en Chile, ahora hay una mayor exigencia de responsabilidad en el país, que genera más demanda por productos como seguros de responsabilidad civil profesional y medioambiental, el seguro de responsabilidad civil de directores y ejecutivos, y responsabilidad civil miscelánea. El mercado de seguros automotrices ha tenido un crecimiento fuerte y lo más probable es que siga creciendo, dado que es un mercado altamente competitivo”.

Por último, en cuanto a los riesgos del mercado local, “el obstáculo principal es la escala del mercado chileno, que es relativamente pequeño y en ciertas áreas no tiene el tamaño crítico para justificar una mayor especialización o segmentación por sectores, y esto no es exclusivo de la industria del seguro, sino que se aplica también a muchos otros ámbitos de la economía. No obstante pienso que siempre hay espacio para innovar y desarrollar nuevos productos en línea con la demanda de nuestros clientes”.