El Boletín del Mediador, que edita el Consejo General de los Colegios de Mediadores de Seguros, se hacía eco ayer de la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Álava por la que anula, por comercialización engañosa, un contrato de los llamados ‘Clip’ de Bankinter. Señala la publicación que estos contratos fueron comercializados como seguros, “cuando en realidad se trata de productos de inversión, de alto riesgo y en absoluto ajustados al perfil del cliente”.

“La sentencia incide en la defectuosa información a la hora de comercializar el producto, y la oscuridad del contrato, fundamentalmente en aquellas cláusulas en las que se puede imputar responsabilidad al cliente, de forma que tal y como está redactado no puede ser comprendido por la generalidad de los usuarios.  En el contrato no se explican los riesgos que asume el cliente al contratarlo ni las fórmulas que la entidad emplea en las liquidaciones y cuya cancelación final tiene un gran coste para el cliente”, se añade en la información del Boletín del Mediador.