Además, agradeció a todas las entidades aseguradoras que realizan sus aportaciones económicas la responsabilidad social que demuestran, no sólo con palabras sino también con hechos, porque así es como debe hacerse la solidaridad, “manteniéndose cerca de los que sufren, apoyándolos y comprometiéndose en el empeño de hacerles la vida un poco más digna”. En el caso de los niños –precisó- los beneficios, si cabe, son mucho más importantes, porque se trata de vidas que comienzan, que tienen todo por ganar. “Invertir en la infancia es invertir en el futuro”, subrayó. Es responsabilidad de todos, especialmente de los gobiernos, que los niños tengan una vida digna. La solidaridad se traduce en una forma de vida y cada uno a título personal puede ejercerla de la forma que le resulte más adecuada.

Por último, reiteró que el sector asegurador es un claro ejemplo de dedicar recursos a los demás, ya que la mayoría de las empresas mantienen como elemento en su política de responsabilidad social las aportaciones solidarias a diversas causas. “Como Defensor del Menor, quiero agradecer al sector a que profundice por esta línea permanente de apoyo a las causas sociales, especialmente a la infancia”, concluyó.

Los 'Premios Solidarios del Seguro 2011' contaron con el apoyo de AON, BBVA SEGUROS, REALE, Fundación Jesús Serra, AXA, Carglass, CNP VIDA, Indra, CRÉDITO Y CAUCIÓN, DELOITTE, GROUPAMA SEGUROS, Fundación Mapfre, SANTALUCÍA, Fundación Mutua Madrileña, Hogan Lovells, Consejo General de los Colegios de Mediadores de Seguros, GRUPO MAYO, PREVENTIVA, LIBERTY SEGUROS, Fundación AMA, QBE y Reed Business Information.

Público asistente a la gala de los Premios Solidarios del Seguro