Vela precisó que los recursos destinados a invertir serán destinados a “diversas acciones de capacitación y desarrollo de asesores y promotores”, según recoge El Economista. También señaló que parte de este dinero se utilizará para la capitalización de la empresa ante los nuevos requerimientos de la nueva Ley de Instituciones de Seguros y Fianzas que está en consonancia con Solvencia II.

PREOCUPACIÓN POR LAS IMPLICACIONES DE LA NUEVA LEY

En relación a este nueva normativa confío en que “sea justa y contribuya a impulsar al sector asegurador” puesto que éste todavía tiene una baja penetración en el merado. Así, expresó que aunque no se sabe todavía el modelo de capital y la reserva del mismo sí hay una gran incertidumbre entre las aseguradoras debido a que la normativa podría tener impactados fiscales de importancia, señaló.

Asimismo, manifestó la preocupación por el modelo que se seguirá. Manifestó que sería un error imitar el modelo europeo, dado que en aquellos países todavía no se aclaran y llevan años sin definir el esquema final. Confió en este sentido en que “sea un modelo que se adecue al mercado mexicano”. Criticó también la rapidez en querer implementar las directrices de Solvencia II puesto que en Europa todavía hay aspectos que no están concretados: “deberíamos haber esperado”, espetó.

La aplicación de estas directrices será para 2015 y para Vela podría afectar con profundidad en las aseguradoras que no tengan una solidez financiera robusta.