Se trata de startups basadas en la tecnología (ya sean redes sociales, economía colaborativa, blockchain…) con el fin de crear productos innovadores. Ya han revolucionado el mundo financiero y todo apunta a que se repetirá la situación en el Seguro.

Lo tiene claro Ángel del Amo al asegurar que “el sector evoluciona siempre con la sociedad, y la sociedad está evolucionando a mucha velocidad. Es clara la apuesta de futuro sobre los productos insurtech, ya vemos los primeros ensayos, aún poco innovadores, pero acabarán por aparecer los que revolucionarán los productos tradicionales. En unos años veremos cómo la contratación de pólizas será más ágil y sencilla. Los procesos serán más flexibles y se ajustarán más a lo que necesita cada cliente en cada momento”.

El papel de las redes sociales en esta nueva realidad también será relevante. Según un informe de Reuters, hasta los tuits podrían utilizarse para ayudar a fijar las primas. Y es que los mensajes de contenido positivo que se publican en Twitter tienen una relación directa con padecer un menor riesgo de enfermedades del corazón, según citaba hace poco SWISS RE.

Además, los llamados seguros a medida, “on demand”, abren nuevas posibilidades, como la contratación de coberturas flexibles para smartphones, tablets, portátiles o cámaras fotográficas que se activan sólo en el momento en que se sale de casa. Son soluciones baratas y que requieren de una respuesta inmediata.

Ejemplos como este dan respuesta a los deseos de los consumidores que buscan coberturas rápidas, fáciles y transparentes. De ahí la aparición de servicios vía app, como los que ofrece Trovo Seguro Por Días en España.

El panorama que se nos ofrece a medio plazo es seductor. Los cambios, si no se están produciendo ya, están a la vuelta de la esquina. Ahora sólo falta que las aseguradoras ganen en frescura y capacidad de atracción para seguir generando negocio y, por supuesto, tranquilidad en sus clientes.

 

COMPARTIR