Caja Inmaculada ha iniciado la comercialización de un seguro de protección de pagos, dirigido a clientes que formalicen préstamos hipotecarios y personales con la caja. El producto, que se dirige tanto a trabajadores por cuenta ajena como a autónomos, garantiza el pago de la cuota mensual en situaciones de desempleo o baja laboral, tanto por accidente como por enfermedad. “De este modo, Caja Inmaculada ofrece a sus clientes un nuevo seguro que proporciona la seguridad y la tranquilidad necesarias para que, cuando su situación laboral se vea modificada y sus ingresos disminuyan, puedan pagar los recibos del préstamo”, explica la entidad en una nota informativa.

Desde la caja se destaca, en particular, la flexibilidad de este seguro, ya que el cliente puede elegir entre asegurar todo el importe de la cuota mensual o un porcentaje de ella, desde el 30% hasta el 100%.

‘Seguro de Protección de Pagos CAI’ ha sido diseñado por CAI SEGUROS GENERALES.