BDS.- Acaban de cumplir tres años de actividad, ¿han cumplido sus objetivos de partida?

Fernando Pérez-Serrabona.- Es cierto, han pasado ya tres años desde que nuestra compañía comenzó su andadura… Y lo hicimos con mucha energía, con toda la seguridad y la fortaleza que nos daba contar con los equipos de dos grandes compañías, EULER HERMES y MAPFRE, que aportaban una profunda experiencia en Seguro de Crédito. Desde entonces, hemos ido paso a paso, cumpliendo hitos y con la vista puesta siempre en ir más allá.

Nuestra primera etapa, la de integración, se cumplió en tiempo récord. La siguiente nos permitió asentar nuestros fundamentos, ampliamos operaciones en nuevos países, lanzamos nuevos productos y consolidamos nuestra actividad. Ahora es el momento del crecimiento, de seguir avanzando en nuestra estrategia. Creo que podemos decir que nuestros objetivos se cumplen según los planes, pero seguimos adelante, pensando en superarnos cada día más.

 

BDS.- En un entorno tan complicado ¿cómo lo hacen para lograr los importantes crecimientos que están registrando?

Fernando Pérez-Serrabona.- El momento no es fácil, pero me atrevería a decir que las dificultades están en nuestro ADN: lanzamos la compañía en un contexto económico incierto y muy complicado, nuestro ramo de actividad decrece en los últimos años. Sin embargo, si atendemos a las cifras oficiales, SOLUNION crece trimestralmente a un ritmo uniforme. Nuestro espíritu de servicio, de búsqueda de la excelencia para ofrecer respuestas rápidas, eficaces y fieles a las necesidades de las empresas, de nuestros clientes y colaboradores, está contribuyendo mucho a ese crecimiento, tanto de primas como de número de asegurados. Nuestro afán de superación y un equipo de grandes profesionales muy comprometidos, son clave para estos resultados.

 

Lanzamos la compañía en un contexto económico incierto y muy complicado. Sin embargo, si atendemos a las cifras oficiales, SOLUNION crece trimestralmente a un ritmo uniforme

 

Objetivos muy exigentes

BDS.- ¿Cuáles son las cifras actuales de su negocio?

Fernando Pérez-Serrabona.- En el año 2015, la cifra de negocio a nivel global superó los 157 millones de euros, lo que constituye un incremento de casi el 6% con respecto a 2014. Afianzamos el crecimiento en todas nuestras filiales en un contexto de recuperación económica lenta y entorno político difícil en España, y con panoramas diversos y más inciertos que los de los últimos años en Latinoamérica.

 

BDS.- ¿Cuáles son, a grandes rasgos, las claves de su Plan Estratégico para los próximos años? ¿Dónde quiere ver a su entidad a medio plazo?

Fernando Pérez-Serrabona.- Crecimiento, posicionamiento, innovación, máxima calidad de servicio,… son algunas de las claves que aspiramos a alcanzar con nuestra estrategia. Tenemos un plan ambicioso, que implica a toda la compañía, ya que requiere un elevado grado de esfuerzo e implicación. Nos hemos planteado unos objetivos muy exigentes en términos de proyectos y volumen de negocio. Nacimos para alcanzar el liderazgo, esa fue la apuesta de nuestros accionistas y hacia él nos dirige nuestra visión: ser la compañía de referencia en Seguro de Crédito en España y Latinoamérica.  

Consolidación en América Latina

BDS.- Durante 2015 han extendido su presencia en Latinoamérica a Perú, Uruguay, Ecuador y Panamá, siempre con MAPFRE como aliado. ¿Satisfechos de estas aperturas? ¿Qué nuevos pasos tienen previstos a futuro?

Fernando Pérez-Serrabona.- Sí, estamos satisfechos y vemos interesantes perspectivas de futuro. Estos cuatro países son lugares donde el Seguro de Crédito no tiene mucha penetración actualmente, pero las empresas locales tienen un margen de crecimiento muy importante y necesitan nuestro apoyo. Por el momento, nuestros planes pasan por la consolidación del negocio en cada uno de los países en los que ya tenemos actividad, aunque estaremos atentos, evidentemente, a cualquier oportunidad que pueda presentarse.

 

BDS.- ¿En qué medida puede afectar a su actividad en la región la ralentización de la economía? ¿Qué previsiones macroeconómicas esperáis a medio plazo para América Latina y cuáles son los principales riesgos?

Fernando Pérez-Serrabona.- Sin duda, la ralentización afecta a la actividad de las empresas y ello aumenta el riesgo de impago, insolvencia y menor actividad comercial. Sin embargo, pone también de manifiesto la necesidad de contar con productos como el Seguro de Crédito, con socios como SOLUNION para el desarrollo seguro del negocio en el mercado local e internacional.

A nivel macroeconómico, Latinoamérica se enfrenta a una situación complicada durante este año. Aunque con situaciones diferentes según los países,  la región se mantiene en recesión y la actividad empresarial está viéndose afectada por un fuerte deterioro de los tipos de cambio, debido a la depreciación monetaria y a que los precios de las materias primas se mantienen bajos. La región es una de las más impactadas por la ralentización china. Nuestras previsiones apuntan a una nueva contracción del crecimiento, hasta el -0,4%, después del -0,3% registrado en 2015.

Las insolvencias empresariales, en este contexto, podrían crecer hasta un 17% en 2016 en toda la región. La situación más complicada es la de Brasil, donde se espera un incremento aún mayor de ese porcentaje. Especialmente las grandes empresas, que están más expuestas al comercio internacional, son las más perjudicadas.

 

Nuestro afán de superación y un equipo de grandes profesionales muy comprometidos, son clave para estos resultados

 

BDS.- En esta misma línea, teniendo en cuenta las perspectivas y análisis de su accionista EULER HERMES, ¿cuáles son las expectativas para la economía española?

Fernando Pérez-Serrabona.- Me remito a los datos más recientes que manejamos, los del primer trimestre, que indican que la economía sigue en la senda de la recuperación. Durante este periodo, el PIB registró un crecimiento del 0,8% con respecto al trimestre anterior y el consumo privado aceleró ligeramente, a pesar de la bajada de las ventas minoristas y la incertidumbre política, que está afectando a la inversión y a las decisiones de consumo. La inflación se mantiene en cifras negativas, pero disminuye la presión sobre los precios; el mercado laboral va mostrando signos de mejora, el paro disminuye a un ritmo moderado, alcanzando cerca del 20%, aunque sigue siendo uno de los más elevados de la zona euro.

En esta coyuntura, consideramos que la economía española podría alcanzar un crecimiento del 2,6% en 2016.