Uno de los argumentos que expresó Arias para que las aseguradoras gestionen estas pólizas de Vida se basa en una cuestión económica. Considera que el negocio privado, para las aseguradoras, los costos de gestión del programa serían más bajos debido a que las compañías ya tienen infraestructuras y son especialistas en asuntos de aseguramiento.

Este seguro no será operado por una aseguradora, sino coordinado por Sedesol. La Unidad de Seguros, Pensiones y Seguridad Social de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público será la encargada de establecer cuáles serán las características técnicas del producto. Sí está claro que en los próximos dos meses y medio se empezará a conocer las primeras listas con las personas que se podrán beneficiar de este programa.

SIN RIESGO PARA EL PAÍS

Para llevar a cabo este programa, Sedesol utilizará el 7% del presupuesto asignado para estos apoyos. En el primer año se esperan pagar alrededor de 7.000 indemnizaciones, que más allá de otros cálculos son las estimaciones de Sedesol sobre las mujeres que podrían fallecer en ese periodo y dejar hijos menores de 23 años. El presupuesto destinado para este años asciende a 400 millones de pesos (32,9 millones de dólares). Este programa contempla el apoyo a las mujeres entre 12 y 68 años de edad con ingresos menores a los 2.130 pesos (175,3 dólares).

Recaredo Arias ha manifestado que “entendemos que es un programa de asistencia social con cargo a recursos del presupuesto federal donde los costos se tendrán que asumir; es decir, todas las indemnizaciones por muerte que se registren tendrán que ser tomadas del presupuesto. Consideramos que este es un proyecto noble con gran acierto, nosotros hicimos muchos cálculos actuariales que, en la manera en que ya quedaron las reglas, no implican ningún riesgo para la economía del país”, expresó.