No obstante, la consultora matiza que la presión de los costes varía entre los países estudiados. El aumento de la utilización de los servicios de salud fue la razón más comúnmente citada para el aumento de los costes en Emiratos Árabes Unidos, España y Portugal, mientras que en la mayoría de las empresas de Reino Unido se atribuyó el aumento de los costes al impacto de los grandes siniestros. Las empresas francesas señalaron que el mayor impacto de este aumento se deriva de los cambios normativos y legislativos.

“Las empresas en la región de EMEA no sólo están bajo presión para mantener bajos los costes, sino que también están respondiendo a un panorama de salud y beneficios que cambia rápidamente. Las empresas que operan en varios países, con diferentes sistemas de asistencia sanitaria y Seguridad Social, y diferentes características demográficas de sus empleados, tienen que adaptar sus programas a cada mercado”, explica Marisol Sanz, directora de Mercer Marsh Benefits. “Lo que es sorprendente para nosotros es que, a pesar de todo esto, casi 4 de cada 10 empresas carecen de información para comprender qué está disparando sus costes y cómo se pueden controlar”, señala.