Según publica el portal surtidores.com.ar los cambios en la Ley General del Ambiente obliga a la contratación de un Seguro Ambiental Obligatorio (SAO) y además las gasolineras “quedaron con la posibilidad de contratar el Seguro Obligatorio de Responsabilidad por Daño Ambiental de Incidencia Colectiva y el ya conocido Seguro Obligatorio de Caución por Daño Ambiental de Incidencia Colectiva”, relata.

Según las informaciones, los expendedores de gasolina han visto sus cuentas de negocio afectadas como consecuencia de estos cambios. El precio que establecen las compañías de seguros irían desde los 30.000 hasta los 150.000 pesos al año (desde 5.569 a 27.847 dólares), dependiendo de cada establecimiento.

Según argumenta Luis Navas, abogado, “el costo varía según el tipo de estación: si vende sólo GNC, líquidos o se trata de un comercio dual; su ubicación; la potencia instalada; la cantidad de personal; los tanques de combustibles soterrados; y el volumen de GNC almacenado, entre otras características”.

POSIBLES SANCIONES

En consonancia con la legislación vigente, las sanciones previstas por no contar con un seguro van desde multas de tipo económico al cierre del negocio. Navas menciona que “el área más expuesta es la capital federal y varios partidos del conurbano bonaerense”.