El Superintendente de Seguros, Diego Martínez, señaló que la siniestralidad se vio afectada principalmente por las dificultades generadas por los problemas en el campo, especialmente en las plantaciones de trigo y soja, además de los complejos edilicios o relativos a la construcción, según recoge La Nación. Según Martínez el trigo se vio perjudicada por las heladas, mientras que la soja a la sequía, mientras los seguros para proteger las edificaciones se vieron envueltos en problemas por la falta de mantenimiento de las instalaciones eléctricas.

El Índice de Siniestralidad ascendió en 9 puntos porcentuales respecto a 2011, hasta situarse en el 57%.

En el caso del seguro agrícola, los desembolsos por pago de siniestros llegaron en 2012 hasta los 40 millones de dólares con un aumento del 166% respecto al año anterior. Las pocas lluvias en el verano, así como fiebres aftosas produjeron una reducción del 20% en la producción agropecuaria y una caída del 1,2% del Producto Interior Bruto (PIB).

En cuanto a la implicación de las compañías aseguradoras, sus ratios de siniestralidad aumentaron en 2012 y se situaron entre el 71% y el 487%. Un aumento muy considerable cuando en 2011 la compañía con el índice mayor de siniestralidad, LA MERIDIONAL PARAGUAYA alcanzó al 91%.

MÁS ESPERANZA PARA ESTE AÑO

2013 será diferente. Así lo cree el Superintendente que ve un panorama más alentador debido a los buenos pronósticos sobre el clima que auguran buenas cosechas. El Ejecutivo ha manifestado su interés en ajustar los mecanismos de seguridad en los edificios. Finalmente, indicó que el ramo de Autos continuará con mayor índice siniestral puesto que es el que cuenta con más pólizas.