Con esta resolución se abre la oportunidad para que compañías privadas puedan vender pólizas de este tipo. Según Tomás Soley, Superintendente de Seguros, en declaraciones recogidas por ‘Nación’, la resolución de la Sala IV permite que, a partir del lunes, las empresas aseguradoras que estén interesadas en ofrecer este tipo de productos puedan presentar sus solicitudes ante la Superintendencia General de Seguros, con lo cual concluye la apertura total en la industria de seguros “El más beneficiado será el consumidor, al contar con más y mejores opciones”, apuntó Soley.

Neftalí Garro, de BLP Abogados, ha aplaudido esta resolución y ha destacado que “los seguros obligatorios de riesgos del trabajo y automóviles eran los últimos segmentos del mercado local que aún permanecían en manos del asegurador estatal, el Instituto Nacional de Seguros (INS). Con esta decisión del tribunal constitucional finalmente se despeja el camino para que empresas de capital privado puedan ofrecer estos seguros. Particularmente en el caso de riesgos del trabajo podría representar una oportunidad interesante para empresas de otros países que tengan experiencia especializada, ya que habrá demanda local por alternativas al INS”.

La apertura de este segmento del mercado estaba prevista para el uno de enero de 2011, no obstante, fue detenida con un recurso de inconstitucionalidad que fue presentado el 21 de diciembre de 2010 por José María Villalta, diputado del partido Frente Amplio Villalta argumentó que la póliza de Riesgos del Trabajo es un seguro social concebido para dar cobertura universal sin costo alguno a todas las personas trabajadores del país, frente a cualquier accidente o enfermedad derivada de su actividad.

COMPARTIR