Presentaron asimismo los cambios y desafíos que se plantean para los próximos años, entre los que citaron los inherentes a las modificaciones que se prevén en Solvencia II (buena parte de ellos, avanzaron, se harán públicos en los próximos días), el impacto de las bajadas de los tipos de interés y del riesgo de crédito, especialmente ante la crisis que se anticipa, y singularmente la aplicación de IFR17, que, señalaron, “afectará tanto al balance como a la cuenta de resultados”.

A continuación se habló de los nuevos modelos de suscripción, participando en el debate, moderado por el director editorial de INESE, Juan Manuel Blanco: el director general de SCOR Telemed, José Luis Hornos; el general manager Life/Health de GEN RE, Francisco García; y el head L&H de SWISS RE, Óscar Mayo. Como punto de partida, señaló Francisco García, “creo que la pregunta que todos debemos hacernos es si vamos a seguir haciendo lo mismo de siempre pero con la ayuda de la tecnología o apostamos por hacer algo diferente. Yo creo que no debemos olvidar que hoy la suscripción es una clara herramienta de marketing porque vamos a tener que seguir vendiendo más, lo cual no es óbice para que, sin olvidar para nada el rigor técnico necesario y lo que marca la regulación, pensemos en los nuevos escenarios que se nos plantean”. En la misma línea, para José Luis Hornos, “la suscripción es algo vivo, que implica que cada compañía decida qué tipo de riesgos quiere suscribir, el precio y el modo, aunque por supuesto manteniendo siempre la cercanía al cliente”. Óscar Mayo prefiere hablar de “una evolución de la suscripción acompañando a las nuevas tecnologías”.

Los tres coincidieron en el valor de la suscripción predictiva, apoyada en las inmensas posibilidades que plantean los datos y su conocimiento, lo que, apuntaron, “va a obligar a las entidades a salir de su zona de confort y buscar nuevos productos, diferentes, alejados de los tradicionales” y a estimular la cultura de compra de los seguros. El debate permitió constatar igualmente la importancia de hacer cuestionarios “más dinámicos”, adaptados al conocimiento que se tiene de los clientes, evitando preguntas innecesarias.