SCOR registró el pasado año un beneficio neto de 315 millones de euros, lo que representa un descenso del 22,8% sobre 2007. Pese a esta caída del resultado, que el grupo explica por el impacto de la crisis financiera en las inversiones, así como por un mayor nivel de indemnizaciones, su presidente y consejero delegado, Dennis Kessler, destaca que estas cuentas anuales “demuestran el sólido valor de la franquicia”. “La política de SCOR en 2009 es mantener nuestro prudente enfoque estratégico y sacar partido de la naturaleza anticíclica de la industria reaseguradora”, añade.

El total de primas brutas suscritas se situó en 5.807 millones, un 22% por encima de la cifra del año anterior. La mayor parte del negocio corresponde a No Vida, con primas por importe de 3.106 millones (+33%) y un ratio combinado del 98,6%, afectado por el efecto de las catástrofes naturales, que supone 6,6 puntos de dicho ratio (5,2 puntos en 2007).

En Vida, donde el margen operativo del negocio ha sido del 6% (“impactado por los resultados de las inversiones”, comenta el grupo en su nota de prensa), el volumen de primas brutas llega a 2.701 millones, un 11% más.