"El nuevo concierto de MUFACE para el periodo 2018-2019 incluye un amplio catálogo de garantías que pretenden 'blindar' la asistencia sanitaria y evitar situaciones de desprotección y la discriminación del colectivo de funcionarios respecto a los clientes privados de las aseguradoras", recuerda el sindicato en un comunicado emitido ayer, en el que reconocía que valoraba el concierto "de manera positiva", ya que, "por primera vez desde la crisis, se mejora la cobertura sanitaria, tras años de recortes".

El sindicato considera que el Gobierno ha recogido de manera explícita su reivindicación de tal forma que MUFACE se compromete a colaborar con los servicios de salud de las comunidades autónomas "para garantizar la atención de los mutualistas en situaciones de emergencia vital y evitar que el coste recaiga sobre el mutualista por ser atendido en un medio público".

También destaca la creación de incentivos para que las aseguradoras "mantengan a mayores de 65 años y en ningún caso transfieran riesgos por razón de la edad a otras entidades" y para que la oferta de servicios sanitarios se sitúe por encima de los exigidos en el concierto.

Igualmente, llama la atención sobre las prohibiciones establecidas, como que expresamente se impida "la transferencia de riesgos entre entidades para evitar los tratamientos más costosos" o que "el mutualista reciba un trato diferente por parte de su entidad frente a los asegurados privados, por ejemplo, con consultas más cortas o demoras en citaciones".

Noticias relacionadas

MUFACE incorporará 100.000 nuevos mutualistas