Los accionistas van a tener que hacer provisiones por ese deterioro en este mismo ejercicio. Al crearse Sareb, el sector bancario privado, así como aseguradoras y alguna inmobiliaria, aportaron un total de 4.800 millones de euros, 1.200 millones en forma de capital y 3.600 millones como deuda subordinada convertible en capital que recibiría una remuneración relativamente elevada si la compañía obtenía beneficios. La evolución del mercado y la propia de Sareb ha provocado que se elabore un nuevo plan de negocio por el que los inversores recuperarán como mucho 3.360 millones de euros y perderán 1.440 millones.

En la relación de accionistas de Sareb figuran MAPFRE, MUTUA MADRILEÑA, AXA, ZURICH, GENERALI, PLUS ULTRA SEGUROS, SANTALUCÍA, SEGUROS BILBAO, PELAYO, REALE, CRÉDITO Y CAUCIÓN, ASISA y CATALANA OCCIDENTE.