Santander UK dijo ayer que va a “explorar todas las opciones” sobre el futuro de esta actividad. Ante la posibilidad de optar por el cierre, se han iniciado ya consultas con los representantes de los trabajadores. Se estima que unas 800 personas se verían afectadas, sobre una plantilla de 24.000 personas que tiene la entidad. “Muchas de las personas afectadas podrían encontrar trabajo en otras áreas del grupo”, afirmó ayer un portavoz de la entidad británica.
 

COMPARTIR