Con esta frase resumía el espíritu del informe ‘Sanidad privada, aportando valor: Análisis de la situación 2016’, cuyas principales conclusiones fueron presentadas ayer en Madrid. El análisis global de los datos del estudio muestra que el sector sanitario privado representa un 3,2% del PIB; sumando el gasto de conciertos con el gasto sanitario privado se alcanzan los 33.797 millones de euros.

Asimismo, las estimaciones indican que el ahorro generado por el seguro privado se situaría entre 1.091 euros al año (si el paciente usa exclusivamente el sistema privado) y 566 euros (si el ciudadano realiza un uso mixto de la sanidad, consumiendo recursos públicos y privados). Manuel Vilches, director general de IDIS, concretaba que “si se tiene en cuenta el número de asegurados existentes en España, el ahorro total generado al Sistema Nacional de Salud se estima entre 4.204 millones de euros y 8.103 millones, en función del uso que hagan de la sanidad pública”.

Este estudio muestra también cómo la actividad asumida por la sanidad privada en relación a la actividad sanitaria global es, año tras año, cada vez más relevante. En concreto, en el año 2013, los hospitales privados llevaron a cabo el 29% de las intervenciones quirúrgicas, registraron el 23% de las altas y atendieron el 22% de las urgencias de todo el territorio nacional. El sector sanitario privado dispone de 450 centros (57% del total de los hospitales y 33% de las camas). Además, emplea a casi 245.000 profesionales: un 65%, en el ámbito extrahospitalario y el 35% restante, en el ámbito hospitalario.

presentacionrpaportandovalor2016.jpg

 

Establecer sinergias

“Las cifras y datos de este nuevo informe anual presentan una realidad que debe ser tenida muy en cuenta, y que está representada por más de 9 millones de usuarios de una sanidad privada que compite en términos de igualdad con la provisión pública”, indicaba Luis Mayero, secretario general del IDIS. “Entre todos debemos ser capaces de establecer las sinergias necesarias para evitar las ineficiencias e insuficiencias que generan las redundancias y duplicidades de nuestro sistema sanitario”, valoraba.

Al respecto, el informe hace hincapié en que el sector privado mantiene de forma continuada su colaboración con el sistema público de salud a través de diferentes fórmulas, como son los conciertos que se llevan a cabo entre los servicios regionales de salud y los centros privados, el mutualismo administrativo y las concesiones administrativas.

“El informe señala que el 11,6% del gasto sanitario público se destina a este tipo de conciertos. Cataluña es la región que destina más recursos a esta partida, con un importe cercano a 2.400 millones de euros (el 25,6% de su gasto en salud). Le siguen Madrid, Andalucía y la Comunidad Valenciana, con 788, 385 y 349 millones de euros respectivamente”, comentaba Vilches, que también remarcaba los beneficios del mutualismo administrativo: “Aporta eficiencia en la prestación de un servicio público, ya que la prima media de MUFACE se situó en 2015 en 801 euros anuales por asegurado, mientras que el gasto sanitario per cápita de ese mismo año fue de 1.091 euros”.

Noticias relacionadas

IDIS: “El sector privado puede ser un aliado fundamental del sector público en Sanidad”

La sanidad privada mantiene una valoración notable por parte de sus usuarios

COMPARTIR