El seguro, que cuenta con la cobertura de la sucursal holandesa de ALLIANZ PARTNERS, se extiende durante dos años. Cubre los daños accidentales que puedan limitar la funcionalidad de los dispositivos móviles (Galaxy S7, GalaxyS7 Edge, GalaxyS8, Galaxy S8+ y Galaxy Note 8), incluyendo cualquier daño que sufra la pantalla. En dicho periodo, los usuarios pueden dar hasta dos partes de siniestro, con una franquicia de 79 euros.

Se puede pagar en cuotas mensuales (129 euros o 5,99 euros durante 24 meses) y contratar directamente a través de Samsung al adquirir el teléfono o hasta 30 días después. 'Samsung Mobile Care' no cubre ni el robo, ni el hurto ni la pérdida del aparato.