En una entrevista concedida a ‘El Financiero’, el director general de la institución, Francisco Oliveros, señaló que la labor de las aseguradoras en este proceso será trascendental, debido a que son inversiones altamente riesgosas, donde se requiere cobertura desde el diseño del proyecto, el traslado de equipo y el montaje, hasta la operación diaria. “Definitivamente, el marco de la reforma energética ayudará bastante, pero evidentemente su impacto estará determinado en cómo queda el capítulo de energía renovable, y en particular lo referente a energía eólica; pero en general ya se estaba viendo un apetito creciente por parte de los inversionistas. Los próximos cuatro años serán cruciales en este tipo de inversiones”, apuntó Oliveros.

Aunque la legislación actual no es tan restrictiva en materia de energías renovables, tampoco existe una certeza lo suficientemente profunda como para incentivar aún más el apetito de los inversionistas, por lo que ésta es un área de oportunidad que puede ser aprovechada en la reforma, agregó.

Por otro lado, Oliveros también comentó que aunque México es muy catastrófico, con tormentas eléctricas, terremotos, aludes de lodo y temporales extremos, ofrece condiciones meteorológicas específicas que garantizan la rentabilidad de un proyecto bien planeado y asegurado, debido a que aún es una industria incipiente y en pleno desarrollo. “El tiempo que toma montar una turbina, por ejemplo, es muy largo, y la posibilidad de sufrir una pérdida en el transporte o el montaje, o ya en el sitio, es muy real. Nosotros cubrimos desde la fabricación hasta el montaje y la operación; y es importante que los inversionistas sepan que hay instituciones capaces de apoyarlos en el proceso”, reveló el director de la aseguradora.

En México, RSA aseguró la construcción del parque eólico Mareña Renovables en Oaxaca, el más grande de América Latina; además de tener participación en ciclos combinados, en construcción de hidroeléctricas, parques solares y otros parques eólicos. También ha asegurado el parque Rawson Argentina, considerado el más grande de dicho país, y mantiene una penetración de 80% en el mercado de las plantas eólicas en mar abierto del mundo.