Su evaluación sobre el sistema privado de salud es que para esto hay que remontarse a la reforma de 2005, que abordó muchos temas. Se dejó casi al 80% de la población que está en Fonasa sin posibilidad de interactuar con el sistema privado a través de un mecanismo solidario. “ahí hay un primer pecado original”.

Para Castro el sistema de las políticas públicas no han sido las más adecuadas: “Por diferentes razones: no hubo un acuerdo nacional en el Congreso para legislar y tener un fondo de compensación nacional que incluyera a Fonasa y que permitiera la movilidad entre Fonasa e Isapre”. Desde su punto de vista, las Isapres no han abordado de manera adecuada este desafío que es lograr una mejor relación con los prestadores. Consulte la entrevista íntegra aquí.

COMPARTIR