Benmosche explicó asimismo la incidencia en el beneficio neto de la venta de su unidad de alquiler de aviones y los efectos de la siniestralidad provocada por el huracán Sandy. Con todo, subrayó, “pese al impacto de este siniestro, el grupo logró ganancias operativas en el cuarto trimestre. El beneficio operativo en el trimestre muestra el poder y la fortaleza financiera de nuestra franquicia global. Hemos logrado estos beneficios de explotación, a pesar de Sandy, el segundo mayor evento catastrófico en Estados Unidos”.

Respecto a las expectativas para este año, Benmosche apunta que “todavía tenemos trabajo que hacer, pero tenemos confianza en las oportunidades que se presentan en 2013 y en adelante. Mantenemos nuestro compromiso de invertir en el negocio, pero esperamos continuar tomando medidas para mejorar nuestra eficiencia a través de la tecnología y la racionalización de los procesos de trabajo”.