Las acciones colectivas se están convirtiendo en un instrumento para dar acceso a las compensaciones legales de una manera más fácil y asequible para todos. La Unión Europea, en particular, está interesada en utilizar estas reparaciones colectivas tanto para posibilitar compensaciones por vulneraciones de las reglas de competencia como para mejorar los derechos de los consumidores dentro y fuera de los Estados miembro. Con este panorama de fondo, SWISS RE acaba de publicar el informe ‘Globalización de las reparaciones colectivas: consecuencias para la industria aseguradora’, en el que ofrece una visión sobre este tipo de acciones y valora los riesgos y oportunidades para las compañías de seguros.

“Estamos convencidos de que el sector asegurador está interesado en participar activamente en el diálogo legislativo que se desarrolla en el seno de la UE para explicar las potenciales consecuencias adversas de un sistema desequilibrado de reparaciones colectivas. En particular, los legisladores comunitarios deberían tener en consideración las consecuencias inesperadas del sistema de demandas colectivas (‘class action’) en Estados Unidos. Éste ha contribuido a un incremento masivo del coste del sistema de agravio en Estados Unidos hasta 250.000 millones de dólares (176.750 millones de euros) anualmente”, explica SWISS RE.

Por otra parte, la reaseguradora recuerda que la tendencia hacia una extensión de las acciones colectivas también presenta, claramente, oportunidades para las entidades aseguradoras, como por ejemplo una demanda creciente de coberturas de responsabilidad civil.