Los asegurados protestan por los elevados precios, una vez que Florida no ha padecido un huracán en los últimos siete años. De hecho, el precio de este seguro es ya una preocupación importante y será motivo de discusión en las próximas elecciones del Estado, según El Nuevo Herald. Añade el diario que la idea de Scott es autorizar la llegada de nuevas compañías para que de esta manera la mayor competencia ayude a abaratar los precios.

Señala el periódico que en zonas como Miami-Dade, los clientes de CITIZENS pagan un promedio de 3.300 dólares al año por una cobertura estándar, lo que significaría un 5% del presupuesto de una familia media de la zona. En zonas como Tampa Bay y el sur de Florida el aumento en este seguro ha sido del 10% durante el último año.