Según la federación europea de seguros y reaseguros, si bien la industria acoge con satisfacción el trabajo iniciado hasta ahora por la Comisión en materia de infraestructuras y titulizaciones simples y transparentes, estos activos representan un porcentaje muy pequeño de las carteras de activos de los aseguradores (2%). Si bien un tratamiento prudencial mejor alineado con los verdaderos riesgos crea un margen para inversiones adicionales, la Comisión no debe centrarse únicamente en esos activos e ignorar el otro 98% de las inversiones, la mayoría de ellas a largo plazo y cruciales para el crecimiento y la estabilidad en Europa.

En su respuesta, advierte de que Solvencia II sigue siendo un desafío regulador clave para las aseguradoras, porque asume erróneamente que las aseguradoras actúan como comerciantes y están totalmente expuestas a la volatilidad del mercado, forzándolas a mantener capital innecesariamente alto.

Por tanto, Insurance Europe pide a la Comisión que trate un conjunto de preguntas directas y fundamentales, entre ellas: ¿Hasta qué punto reconoce Solvencia II que los aseguradores a menudo no están expuestos a la volatilidad a corto plazo en los movimientos del mercado?; y ¿es la actual suposición de Solvencia II que las aseguradoras se verían obligadas a vender toda su cartera con una pérdida enorme en un tiempo de estrés razonable y respaldado por pruebas?

Calidad de información, no cantidad

En el ámbito de la protección de los consumidores, Insurance Europe pide a la Comisión que se ocupe de las consecuencias negativas de la sobrecarga y duplicación de información para los consumidores y de los requisitos obligatorios de papel por defecto para las divulgaciones. Identificar un camino claro y un cronograma para abordar estos problemas sería un paso decisivo para hacer que la regulación del seguro sea compatible con la digitalización y con el futuro.

Planificación para el futuro

Por último, Insurance Europe reconoce que un producto paneuropeo de pensiones personales (PEPP) puede ayudar a cumplir los objetivos de la Unión de Mercados de Capital, siempre que incluya características clave del producto que hayan demostrado ser instrumentales para proporcionar a los ciudadanos europeos soluciones personalizadas de jubilación (por ejemplo, un horizonte a largo plazo).

Los planes paneuropeos son una herramienta apropiada para crear un verdadero mercado único para las pensiones individuales

La Asociación Europa de Fondos y Gestión de Activos (EFAMA) también ha dado respuesta a la última consulta sobre la Unión de Mercados de Capital en relación con el sector de la gestión de activos. Uno de estos temas es el que se refiere a la propuesta legislativa sobre pensiones personales para la UE. EFAMA ha expresado su apoyo a la iniciativa y mostrado su firme convicción en que “las familias y los ahorradores europeos necesitan ser alentados a ahorrar más para su jubilación”.

En este sentido, tal y como recoge hoy Funds People, la asociación recuerda que llevan mucho tiempo insistiendo en la creación de un producto individual de pensiones paneuropeo (PEPP, por sus siglas en inglés), porque consideran que sería “una herramienta apropiada para crear un mercado único verdadero para las pensiones individuales, y contribuiría al crecimiento y la inversión dentro de una UMC”.

Además, creen que la creación de un PEPP contribuiría a aportar a los inversores soluciones de ahorro para la jubilación “sencillas, eficientes en costes y portátiles”. Además, si se pudieran distribuir estos productos a nivel europeo “se podría llegar a economías de escala, costes más bajos y un incremento de la competición”.

COMPARTIR