Aunque estos dos sectores de la industria compartes los mismos desafíos, sin embargo, la agencia apunta a que los seguros de No Vida se encuentran en mejores condiciones que las aseguradoras de Vida para soportar un entorno de crecimiento económico lento, ya que algunos de sus productos son obligatorios para los compradores, así como ciertos riesgos de los seguros generales no están correlacionados con las condiciones económicas actuales. Asimismo, las bajas tasas de interés también pesarán sobre los márgenes de las aseguradoras de Vida.

La agencia de calificación apuntó en el informe que las aseguradoras de Vida están aumentando las tasas para algunas líneas de negocio. Las continuas bajadas de las tasas de interés y los volátiles mercados de capital también acelerarán la retracción de los seguros de Vida en los productos de inversión garantizados, así como la reducción de las ventas a el corto plazo. Sin embargo, esta reducción se traducirá en mejoras en el perfil de riesgo global de la industria de la vida en los próximos años, destaca Moody’s.

Por otro lado, el Huracán Sandy ha sido la catástrofe natural que dominará en las pérdidas registradas en los reportes de las ganancias de las aseguradoras en EE.UU. en el cuarto trimestre, por ello, algunas de las compañías de seguros que cubren los riesgos comerciales e industriales podrían perder cierto valor en las ganancias, reveló Moody’s.

Por último, el informe de la agencia explica que el enfoque hacia la gestión de riesgos de los regímenes regulatorios, tales como las próximas normas de Solvencia II en Europa, en general es positivo para los aseguradores, pero que estos marcos todavía se encentran en periodo de construcción.