Destacó el nivel de rentabilidad del sector, con un margen sobre primas del 7,6%, un ROE del 15% (en un porcentaje similar al de 2010), y un ROI del 3,7%. Vida presenta un resultado técnico-financiero del 6% (con un 21% de la parte financiera, y un -15% de la técnica), mientras que para No Vida dicho resultado queda en el 7% (3% por el lado técnico, y 4% por el financiero).

En cuanto a la solvencia de la industria, la cobertura sobre provisiones técnicas para el conjunto del sector fue del 110%, mientras que el margen de solvencia se sitúa en el 273% (356% en No Vida, 158% en Vida).

Sobre las inversiones de las compañías, apuntó que la renta fija sigue siendo el principal activo, con un ligero descenso en el dinero destinado a emisiones privadas a favor de la deuda pública.

Del sector de los planes de Pensiones, destacó el aumento del 5% en el número de planes (lo que confirma el crecimiento “·paulatino y estable” en el tiempo), al tiempo que bajó el patrimonio gestionado, tanto por las turbulencias de los mercados como por la movilización hacia otras figuras de previsión complementaria con rendimientos garantizados, como pueden ser los PPA. También ha disminuido el número de entidades depositarias, por los efectos de la reestructuración bancaria. 

Acceso a la información sobre la jornada de APISE