RELYENSEl volumen de negocio se situó en 456 millones de euros, un 3,8% más, y el resultado neto en 16 millones. "Un buen resultado, a la baja respecto de 2017, un año que resultó tremendamente positivo gracias a las inversiones financieras del grupo", se destaca en el comunicado.

El proyecto estratégico, lanzado el pasado mes de enero, se estructura en torno a tres ejes: situarse en el centro del ecosistema a través de sus colaboraciones con las principales asociaciones profesionales de los países en los que se encuentra, asociaciones científicas, círculos de reflexión o actividades de inversión; proponer una oferta de valor integrada a partir de las dos principales líneas de actividad desde una perspectiva histórica del grupo -el riesgo médico y la protección social- a través de tres marcas (SHAM, SOFAXIS y NEERIA); y consolidar un modelo empresarial diferente, ya que desde 2017 está llevando a cabo un proceso de transformación cultural de la organización.