“La tasa de siniestralidad conjunta del ramo de Transportes experimentó un ligero incremento, cifrado en dos puntos porcentuales, presentando un ratio del 55,2% de las primas imputadas de negocio directo y alcanzando los 252 millones de euros”, explica ICEA. También se registró un aumento, “de casi cuatro puntos más”, en el coste medio por siniestro (de 2.400 a 2.500 euros), aunque desde ICEA se destaca las grandes diferencias entre los costes medios por modalidades: “mientras que Aviación obtuvo un coste medio superior a los 42.000 euros, Mercancías no llegó a los 1.400”; unas diferencias que, remarca, “se hacen extensivas al resto de los conceptos”.