En su puesto se ha propuesto dos objetivos básicos para mejorar la aplicación de la protección pasiva: en primer lugar, que el sector y los usuarios reconozcan la importancia de la instalación global de productos contra incendios para conseguir la máxima eficacia y seguridad,  equiparando por tanto la protección activa con la protección pasiva; y en segundo lugar, reglamentar la instalación de protección pasiva hasta lograr una estructura normativa similar a la activa, con un registro de Instalador de Pasiva y unas pautas regladas del mantenimiento periódico.

Ingeniero de Caminos Canales y Puertos, Sarasola ha ocupado la presidencia de la asociación durante 11 años y de CEPCO (Confederacion Española de Asociaciones de Fabricantes de Productos de Construcción) durante 6 años. Su trayectoria profesional está ligada a la especialidad de protección pasiva contra incendios desde hace más de 25 años.