La principal conclusión del test revela que la reparación técnica realizada por VW permite cumplir la normativa de emisiones NOx sin la manipulación del software.

Sin embargo, destaca que, incluso antes de la reparación, los niveles de consumo medidos en los cuatro vehículos testeados eran entre un 7 y un 15% mayor que los especificados por el fabricante (consumo estándar).