Un ejemplo de ello es el desarrollo de un proyecto al que han llamado AGERS 2.0, que será la espina dorsal de la asociación los próximos dos años y en el que espera implicar a todos los agentes del sector. “Siempre decimos que estamos construyendo para el futuro, porque nosotros pasaremos y quedará AGERS a disposición de sus asociados y de la sociedad en general”, valora.

Reconoce que,  aunque se ha trabajado y avanzado en los últimos años en hacer que deje de ser desconocida la disciplina en sí, sigue habiendo mucho camino por recorrer en cuanto al valor que aporta el gerente de riesgos. “La crisis probablemente haya abierto los ojos a la sociedad en general, a golpe de tragedias empresariales, y también personales lamentablemente, a que las cosas en muchos sentidos no se estaban haciendo bien, y que existen maneras de hacerlo mejor y mitigar la ocurrencia e impacto de hechos negativos, e incluso convertirlos en oportunidades”.

Respecto a la posición frente a las aseguradoras, sus demandas se resumen en “certeza, claridad, innovación razonable y sostenible… y desde luego posterior servicio en el momento de la verdad que es el siniestro”. En cuanto a precios, “la mejor petición es que sea una decisión integrada en la política general de la compañía, pero siempre estudiando a cada cliente de manera individual y con un buen análisis de la calidad del riesgo transferido. Que cada uno pague realmente según lo que ofrezca”. 

| Conozca cómo suscribirse a 'Actualidad Aseguradora'.