La dificultad que en el trabajo diario de los corredores genera tener que conectarse a 10 ó 12 programas informáticos diferentes y la falta de confianza mutua que se detecta entre compañías y corredores a la hora pasarse trabajos, junto con la duplicidad de tareas que conlleva dicha desconfianza, son realidades que afectan al deseado buen funcionamiento del sector, por eso representantes de compañías y mediadores ya están trabajando en ello. Asimismo, en la jornada de Mediación celebrada ayer en el marco de la Semana del Seguro, se indicó que uno de los pasos que hay que dar en este sentido es la elaboración de una lista que recoja qué trabajos son los que las compañías han transferido a los corredores y, una vez realizada la enumeración, analizar en qué se están duplicando trabajos y el coste que esto tiene para el sector. Algunas estimaciones realizadas en el ámbito de la Mediación apuntan a que el coste podría situarse entre 2 y 3 puntos. Las compañías que intervinieron en el acto se mostraron favorables a abordar ese trabajo junto con los corredores.
 
Otro tema abordado fue la importancia de conocer al cliente y saber cuáles son sus necesidades como un factor básico para su fidelización, en un momento como el actual en el que estamos asistiendo a cambios en el mercado, en empresas y en el que se perfila un nuevo consumidor. En esta tarea las herramientas tecnológicas pueden ser de gran ayuda, pero se ha detectado la importancia de mantener un contacto personalizado con él. También se aludió al esfuerzo que en la actualidad están realizando las empresas de Mediación, ya que, según se expresó, en algunos casos se trabaja casi el doble para conseguir lo mismo que se tenía hace dos años.

Sobre las anulaciones de pólizas se apuntó que el número es mayor en empresas que en particulares y que el 50% de las anulaciones que se producen son consecuencia de la actual crisis. Ante esta realidad de mercado se aconsejó no esperar a que el cliente llame para plantear cuál es su problema, pues resulta más eficiente que sea el mediador quien se adelante e intente hablar con él para conocer qué soluciones, técnicamente posibles, se le pueden aportar. Unida a esta idea, otro ponente destacó la importancia de escuchar al cliente, ya que es él quien va a transmitir lo que necesita.

Sobre la actual situación del mercado asegurador se destacó la reducción de las primas, el descenso de la rentabilidad y el mantenimiento a nivel de franquicias, coberturas y capacidad. Asimismo se afirmó que la crisis ha contribuido a que la fase de mercado blando se haya prolongado y se manifestó que en algunos mercados ya se empieza a observar un cambio de tendencia.

La necesidad de ser rápidos, de llegar antes que otros al cliente, también se citó entre los factores que se estiman importantes para un mediador ante la actual situación, y para llegar primeros es muy importante estar bien informados.
 
La jornada estuvo patrocinada por: ALLIANZ, AXA, DUAL IBÉRICA, HDI, LAGUN ARO SEGUROS; MAPFRE; MPM; REALE, SOS y ZURICH