El depósito, que se hizo efectivo el 31 de julio, tiene por objeto poner a disposición de los perjudicados por el accidente del Tren Alvia (Talgo 730) ocurrido en las inmediaciones de Santiago de Compostela el pasado 24 de julio, una serie de importes para contribuir al pago de las necesidades económicas inmediatas.

La aseguradora hace constar expresamente que el pago de esta cantidad no supone reconocimiento de responsabilidad por su parte o de sus asegurados, dado que la misma deberá ser determinada por el órgano judicial competente en el momento procesal oportuno. En este sentido, apunta, se reserva el derecho de recobrar, total o parcialmente, las cantidades anticipadas a quienes finalmente se determinen como últimos responsables.

Los importes anticipados por la entidad a los perjudicados serán los siguientes: para los casos de fallecimiento, 25.000 euros por pasajero; para pasajeros con un periodo de hospitalización superior a 8 días, 5.000 euros; en caso de hospitalización inferior a 8 días, 1.500 euros; para los pasajeros lesionados que no hayan precisado ingreso hospitalario, 1.000 euros; y para los casos de pasajeros que solo hayan sufrido daños materiales, 1.000 euros.

La aseguradora explica en un comunicado que las cantidades que se anticiparán son independientes de las que correspondan por el Seguro Obligatorio de Viajeros (SOVI). Estos anticipos podrán solicitarse en el Juzgado de Instrucción nº3 de Santiago de Compostela o en cualquier oficina comercial de Renfe. El protocolo de actuación completo para la solicitud y cobro de los anticipos estará disponible en www.renfe.es.