Para agilizar el cobro de estos anticipos, la entidad, en colaboración con Renfe Operadora, resalta que ha puesto todos los recursos humanos y tecnológicos necesarios para activar un protocolo de gestión que permite gestionar el cobro del anticipo a través de cualquier oficina comercial de Renfe. El protocolo, los formularios necesarios y toda la información al respecto está disponible en la web de Renfe (www.renfe.es). También se puede gestionar la petición del anticipo a través del citado Juzgado Nº 3 de Santiago.
 
Desde QBE se resalta que “nunca antes en España, en accidentes con multitud de afectados, se había procedido con tal celeridad al pago de cantidades a cuenta de una posible responsabilidad civil, que no se activa hasta que judicialmente no se ha dirimido quién es el responsable”. En este sentido, ha reiterado que el pago de estos anticipos no supone reconocimiento de responsabilidad alguna, dado que la misma deberá ser determinada por el órgano judicial competente en el momento procesal oportuno. Por ello, se reserva el derecho de recobrar, total o parcialmente, las cantidades anticipadas no a los damnificados, sino a quienes finalmente se determinen como últimos responsables.

Constanza-Gállegos, directora general de la aseguradora, ha destacado la colaboración que está prestando Renfe en el proceso y subraya la apuesta por la máxima agilidad, ya que “nuestra experiencia en la gestión de catástrofes nos aconseja la máxima proactividad y eficacia en la puesta en marcha de protocolos de actuación que aminoren las consecuencias e impacto del accidente”.

ANTICIPOS

Importes anticipados a los perjudicados

Fallecimiento: 25.000 euros por pasajero
Pasajeros con periodo de hospitalización superior a 8 días: 5.000 euros
Pasajeros con periodo de hospitalización inferior a 8 días: 1.500 euros
Pasajeros lesionados que no hayan precisado ingreso hospitalario: 1.000 euros
Pasajeros que solo hayan sufrido daños materiales: 1.000 euros