Estas modificaciones, que han sido recientemente publicadas por el IASB, permitirán a las aseguradoras informar sobre el desempeño de los activos de títulos de deuda a valor razonable a través de la categoría de otros ingresos integrales (FVOCI), si con ello se evita el desajuste contable. Pese ello, advierte la federación, “la industria de seguros no está convencida de la prohibición de reciclado de valores de renta variable, cuando se mide en FVOCI”.

Por otra parte, un importante vínculo es el desarrollo del estándar para los contratos de seguro por parte del IASB, también conocido como Fase II de la IFRS 4. “La interacción constante con los requisitos contables para contratos de seguro es crucial, ya que las aseguradoras tienen a menudo estrategias complejas para la gestión de activos y pasivos a largo plazo, y pueden mantener otros activos, tales como los derivados, acciones y propiedades de inversión para respaldar los pasivos de seguros. En estos casos, todavía se producirían desajustes entre el reporting y la gestión. La aplicación de las IFRS 9 por parte de las aseguradoras solo puede ser valorada sobre una base holística una vez que el proyecto de contrato de seguros esté finalizado”.

Insurance Europe ve necesaria una “apropiada y consistente consideración en el vínculo inherente entre los pasivos de seguros y los activos financieros con el fin de reflejar el modelo de negocio y el desempeño de las aseguradoras”. Por lo tanto, concluye, “es esencial que las aseguradoras sean capaces de implementar las dos normas al mismo tiempo, en el momento oportuno”.